Israel

Israel

Isaac e Ismael en la cruz de los caminos

La posibilidad de abrir un nuevo proceso de paz y avanzar hacia la creación definitiva del Estado de Palestina es planteada desde el Cercano Oriente y el Mediterráneo hasta el Atlántico por cada vez más voces que la reclaman como perentoria, no solo para que la justicia dé un paso mas que resistido por tirios y troyanos, sino además para alejar un horizonte plausible de guerra permanente e incluso extendida infinitamente, más trágica que la presente. Ese hipotético camino hacia la paz encontraría a los pueblos israelí y palestino como actores principales del reparto, pero éste incluiría en papeles también protagónicos a sus diásporas y aliados en el mundo, muchos de quienes tendrían que optar entre ayudar a sus defendidos facilitando el diálogo o continuar fogoneando el odio.

Israel

The Strategist, 29/11/23

La falsa elección entre la liberación palestina y la judía

La contundente respuesta militar de Israel a la masacre de Hamás del 7 de octubre ha provocado manifestaciones masivas en todo el mundo. En medio de la guerra en Gaza, Israel ha vuelto a ser considerado una potencia colonial opresora en muchos círculos occidentales, y la consigna «Palestina será libre, del río al mar», se ha convertido en un grito de guerra habitual en los campus universitarios y en las plataformas de las redes sociales. Pero esta percepción tiene poco que ver con la realidad sobre el terreno.

Israel

Haaretz, 26.1.2024

La vida en Israel simplemente no puede continuar así

La vida en Israel existe dentro de un espacio de negación, un marco de tiempo en el que imaginamos lo que queremos imaginar, porque la realidad aún no ha sido «permitida para ser publicada»*. No por casualidad, la negación se ha convertido en el gran proyecto israelí de las últimas décadas.

Israel

Buenos Aires, 16 de enero de 2024

Apostillas a la aniquilación y a la insolencia

«El reino de la insolencia» dentro de las oraciones judías implica un desafío interpretativo que en tiempos como el actual tiende a multiplicar su significado. Acabar con dicho reino, más que en el hecho de desterrar del corazón humano lo propio del odio, el ensañamiento y la altivez, puede convertirse en una invitación a la aniquilación de un territorio.

Israel

Or Kashti, Haaretz, 21.1.24

Silencio!! Estamos combatiendo

«Cuando estalló la guerra, comencé a publicar en mi página de Facebook criticando el daño causado a personas inocentes en Gaza, especialmente a mujeres y niños. No hace falta decir que las atrocidades cometidas por Hamas el sábado 7 de octubre me conmocionaron profundamente y todavía me duelen hoy. Lo expresé explícitamente en un post que hice el 11 de octubre. Sin embargo, recibí miles de mensajes de odio deseándome a mí y a mis hijos muerte y enfermedades de todo tipo, y me acusaron de ser un partidario del terrorismo que simpatiza con las atrocidades perpetradas por Hamas. El 18 de octubre fui convocado a una audiencia con mi empleador, la municipalidad de Petah Tikva, la ciudad donde he enseñado desde 2007. Al día siguiente recibí una carta de despido. Unos días después, el Ministerio de Educación suspendió mi licencia de enseñanza, impidiéndome así enseñar en otras escuelas.»

Internacionales

Polonia marca la cancha

La asunción del nuevo gobierno dirigido por Donald Tusk abre una esperanza en la lucha mundial contra las extremas derechas. ¿Qué pasará con la relación con Israel?

Israel

Semblanzas de jalutzim idealistas de ayer y dolientes de hoy

Aún no me siento capaz de escribir semblanzas personales de los masacrados por Hamas en los kibutzim del sur, el sábado negro del 7 de octubre. Mucho menos podría bosquejar las de los muertos en cautiverio en los túneles de Gaza. Pero ante la imposibilidad de hacer algo más que exigir al Gabinete de Guerra la liberación de los, ahora mismo, 134 secuestrados israelíes que desde hace más de 100 días corren riesgo de morir en los túneles de Gaza, me propongo redactar semblanzas de los primeros jalutzim (pioneros) idealistas latinoamericanos caídos en kibutzim del Neguev.