Israel

Israel

La guerra contra Hamas ¿venganza bíblica?

A seis meses de la guerra, es posible comprobar que la mayoría de la opinión pública no apoya un alto el fuego hasta que Tzahal logre que la Franja sea totalmente inhabitable. Pero aún si Tzahal terminara liquidando el resto logístico militar de los terroristas del Hamas, la prolongación de la guerra terminará por hacer inhabitable completamente la franja de Gaza. Los dos millones y medio de civiles jamás perdonaran a Israel haberles destruido sus ciudades y hospitales. Como escribe Zvi Barel, los israelíes continuarán viviendo toda la vida “atemorizados y amenazados” por gazaties destrozados que solo quieren venganza.

Israel

El fracaso de Bibi

La actual gestión de Benjamín Netanyahu se ha convertido en una evidencia clara de agotamiento de su liderazgo y de la necesidad de cambio en el país.

Israel

Arie Kacowicz: “Israel, por no pensar en una estrategia, llegó a un callejón sin salida”

Nueva Sion conversó vía zoom con el analista político Arie Kacowicz sobre la situación política y militar en Israel y Gaza. En la entrevista, el profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén y de la Universidad de Georgetown en Estados Unidos, considera que, si bien Israel le hizo mucho daño a Hamas, el principal problema del gobierno de Bibi es qué hacer con la Franja de Gaza cuando la guerra termine. Kacowicz asegura también que nadie en Israel está pensando en una solución política al conflicto con los palestinos.

Israel

La guerra perpetua de Israel

La devastadora guerra en Gaza está convenciendo a muchos israelíes, una vez más, de que la guerra no es una forma más de la política exterior de Israel, ni de la política interna que no consigue la paz con los palestinos. Por el contrario, estos seis meses de destrucción civil y geográfica de la franja de Gaza revelan signos de una peligrosa sed de guerra perpetua. Israel, al negarse al alto el fuego, resulta incapaz de liberar a los rehenes secuestrados por Hamas.

Israel

“En Israel, las que mantienen la salud mental son las mujeres”

Judith Bar-Hay Kovatch nació en Argentina, pero vivió toda su vida en el sur de Israel, cerca de Gaza. Ya en la adolescencia supo que se dedicaría a “ayudar a la gente a sanar”. Si bien su plan se modificó un poco, nunca abandonó la meta. Desde el 2019 trabaja en Hosen (“resiliencia”, en hebreo) un sistema comunitario que da respuesta inmediata a personas en situaciones de emergencia o catástrofes que pueden provocar efectos traumáticos. Judith pertenece a la zona regional de Eshkol, la zona más castigada por la horrible masacre perpetrada por los terroristas de Hamás, el 7 de octubre de 2023. Inquieta, entusiasta y con una enorme capacidad de servicio, ella teje redes para ayudar a los demás; y en ese camino los hilos se entrelazan con otras historias de vida para darle sentido a la suya. Y así va Judith, desatando algunos nudos y atando otros para resistir, y convertir los fantasmas -propios y ajenos- en aprendizaje, en este permanente proceso de renacer día a día, a pesar de cualquier adversidad.

Israel

El alto el fuego de la discordia

La exigencia de un inmediato alto el fuego propuesto por el Consejo de Seguridad de la ONU no será acatado ya que no responde a las demandas de ninguna de las partes. Las consecuencias políticas y económicas para Israel pueden ser graves. En tanto, la discusión dentro de organizaciones de derechos humanos israelíes como B’Tselem en torno al alto el fuego prontamente se transformó en un conflicto de fuerte debate ideológico entre sus militantes.

Israel

Leonardo Senkman disiente en algunos puntos con Yuval Harari, a la vez que coincide en otros.

¿Tercera Intifada palestina o guerra santa sacrificial de Hamas?

«Pareciera que las fuerzas armadas de Israel se resisten a entender que la guerra contra Hamas no es una guerra convencional, en la que el enemigo razona con la lógica bélica de Occidente acerca de lo que significan una derrota o una victoria. Una guerra santa sacrificial -como aquella a la que están dispuestos los terroristas de Hamas- es «una guerra para siempre», una guerra en la que los combatientes y las víctimas son considerados «hombres sagrados» que pueden ser sacrificados, pero no muertos. Hamas rechaza cualquier oportunidad de paz, y su Yihad no acepta una justicia que no sea absoluta.