Daniel Barenboim:

«Ante una sinfonía de Beethoven son todos iguales”

Daniel Barenboim, antes de su llegada a la Argentina, donde se presentará en el Teatro Colón con su orquesta judeo palestina West-Eastern Divan, criticó a los Estados Unidos, a Europa y a Israel. Y ratificó su postura ideológica: "Ante una sinfonía de Beethoven son todos iguales".

“Ante una sinfonía de Beethoven, son todos iguales. En una orquesta, todo se resume en oír al músico que está al lado de uno, conocerlo, entender su trabajo y respetarlo», expresó el músico, en entrevista publicada por el diario brasileño ‘O Estado de Sao Paulo’.
Barenboim, quien actualmente dirige la Sinfónica de Chicago y la Opera de Berlín, asegura que su proyecto no es político, sino que se destina a demostrar que la música es un medio para ir más allá de la política e ingresar en un campo más amplio. Sin embargo, al ser indagado sobre el conflicto en el Medio Oriente, el músico no oculta su posición contraria a una solución militar.
Defiende una participación más activa de Europa en favor de la negociación y critica duramente la política estadounidense hacia los países musulmanes. «No acepto la presencia estadounidense en Irak y no estoy de acuerdo con el intento de exportar al Medio Oriente lo que a ellos les parece ser el modelo ideal de democracia y de vida».
En cuanto al papel de Europa en el conflicto, sostiene que hasta ahora ha sido «modesto, para decir lo mínimo. Si Europa no ofrece su cultura al Medio Oriente, el Medio Oriente seguirá enviando violencia a Europa. Cerca del 85% de la población árabe tiene menos de 30 años. ¿Cuándo vamos a invertir en ellos?», se preguntó.
Por otra parte, Barenboim -nacido en Argentina y criado en Israel- expresó su respaldo a la retirada israelí de los territorios ocupados en la Franja de Gaza: «Demuestra que nadie tiene el derecho a imponerse en territorios que no son suyos. Y los judíos deberían ser los primeros en entenderlo. Nosotros, los judíos, necesitamos entender el razonamiento palestino. Si esa tierra ya perteneció a judíos, musulmanes y cristianos, ¿por qué sería ahora sólo nuestra? Nuestra historia como eterna minoría, en especial después del Holocausto, nos hace pensar que sólo podemos existir solos. Pero ¿por qué los palestinos deberían pagar por nuestro sufrimiento?», agregó.
Barenboim recordó que, poco después de la formación de la orquesta West-Eastern Divan, en Alemania, el intelectual palestino fallecido Edward Said propuso llevar a todo el grupo a un campo de exterminio nazi, y ello fue esencial para afianzar el ambiente de confianza entre los músicos.
«Allí, los palestinos entendieron el sufrimiento del pueblo judío, y los judíos entendieron que pueden compartir sus dramas con el ‘enemigo’. Es en el entendimiento del sufrimiento de ambos lados donde está el inicio del diálogo», finalizó Barenboim.