Medio Oriente violento

Israel intensificó su asedio en Gaza

El Ejército israelí intensificó su operación militar ‘Días de Penitencia’ en el norte de la Franja de Gaza, que ya lleva más de dos semanas. Después de que dos cohetes de fabricación caseros Qasam cayeran de nuevo en la ciudad israelí de Sderot, los soldados se desplegaron en la localidad de Beit Lahia y aumentaron su presión sobre la población.

Por Israel intensificó

Los Qasam no causaron víctimas en Sderot mientras que la operación militar israelí se cobró la vida de tres palestinos más. Las víctimas -militantes de Hamás y de las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, según fuentes palestinas- fueron alcanzadas en dos bombardeos desde helicópteros cuando se enfrentaban a tropas israelíes.
El Ejército israelí, mientras tanto, suspendió al comandante acusado de haber matado de 20 balazos a una niña palestina de 13 años en el campo de refugiados de Rafah la pasada semana. Pero medidas como ésta no parecen frenar la muerte de niños palestinos. A pesar de los esfuerzos de los médicos, ayer falleció una menor de 12 años que resultó herida el lunes cuando se encontraba en clase en el campo de refugiados de Jan Yunis. La escuela fue alcanzada por disparos que, según el Ejército, iban destinados a un comando que trataba de disparar morteros contra el asentamiento de Nevé Dekalim.
Por si no hubiera suficiente violencia en la zona, la Autoridad Palestina (AP) está investigando el atentado que sufrió el lunes por la noche Musa Arafat, primo de Yasser Arafat, jefe de varios cuerpos de seguridad en la franja y enfrentado al exministro Mohamed Dahlan. Israel negó estar implicado en la explosión contra el coche de Musa y todo indica que se trata de un nuevo episodio de luchas intestinas.
En Cisjordania, el Ejército detuvo con vida a Imad Kawasme, cnsiderado el jefe de Hamas en la zona, en una casa de Hebrón. Kawasme es considerado el mentor doble atentado suicida que -el pasado 31 de agosto- le costara la vida a 16 personas en la ciudad de Beer Sheva. En contra de lo que es habitual, el activista se entregó sin abrir fuego contra ellas.