>>BUSQUEDA AVANZADA
REPORTAJES  |  PAGINA JOVEN  |  ARGENTINA  |  COMUNITARIAS  |  EDITORIAL  |  ISRAEL  |  MEDIO ORIENTE  |  CULTURA  |  HISTORIA  |  INTERNACIONALES  |  FICCION  |  HUMOR
 ARGENTINA
05/07/2018
Reflexiones sobre Santiago Cúneo, el Nac&Popómetro, el Judeómetro, les chiques y una tarde en Limud

El pasado mayo, el periodista Santiago Cúneo resucitó en Crónica TV, la versión argentina de los Protocolos de los Sabios de Sión, (nuestro vernáculo "Plan Andinia"). La DAIA realizó la denuncia correspondiente. El programa fue levantado del aire. El suceso ya ha pasado al olvido.
Sin embargo, cabe ampliar el tema, extenderlo a otros ámbitos, e interrogarnos por la vigencia de ciertos relatos, por su estado de latencia en espacios que se pretenden progresistas, por el reflejo reactivo que esto produce en el discurso comunitario, y también ¡Ay! por esas aguas turbulentas en las que tenemos que nadar los judíos que le ponemos el cuerpo al proyecto nacional y popular.
Por Laura Kitzis *

Para Sol, mi hija

 

Santiago, vos dijiste refiriéndote a la DAIA, que te cagabas (sic) en su capacidad de extorsión. Suponte que yo también. Te preguntaste  “¿O a ver si creen que hay que ir a rendirles pleitesía?, ¡Pedazo de payasos!”. OK, te lo tomo, no me representan -y después del affaire color esmeralda “payasos” les queda chico-. Vociferaste que no te arrodillás ante ellos (ante la DAIA), pero que sí estás dispuesto a hacerlo “ante el último humilde de esta tierra que está padeciendo y que está sufriendo el hambre, el dolor y la desatención de un gobierno insensible, cruel y virreinal”. Arrodillarme, te la debo, pero comparto. Sí. Este gobierno es eso. Los catalogaste (a la DAIA) como “ese grupo que ustedes integran de representantes de intereses queno son los dela Nación Argentina”. Bueno, te diría que no hace falta ser miembro de la dirigencia judía para serun cipayo, pero considerando su adhesión absoluta a un gobierno que sólo tiene para con el pueblo ajuste y represión (no sé si mis nietos serán judíos, endeudados van a estar seguro) qué sé yo, es polémico, aunque -muy en condicional- podría aceptarlo.

Pero hay un problema.

También dijiste que “mientras el gobierno viaja a Israel. ¿Qué les prometiste? ¿El Plan Andinia? ¿Eh? ¿Entregar la Patagonia a cambio de unos miserables dólares? ¿Cuál sería la promesa que  te lleva hasta Israel, Mauricio?”.

Y yo ya sé Santiago Cúneo, que estuviste en el MODIN, y que fuiste candidato por Cambiemos en el 2015, (faltan algunos caramelos en ese frasco ideológico-político). Sin embargo también sé que en tu programa decías un montón de cosas con las que acuerdo y que me representan, porque yo también digo “Patria sí, Colonia no” y  digo “Liberación o Dependencia” y “Justicia Social”. Y no soy gorila, y creo que el peronismo fue algo bueno que le pasó al país, y sé –como militante del campo nacional y popular- que para construir hegemonía, la base social tiene que ser lo más amplia posible, y entonces me la banco (a un D´Elíaponele,y a muchos más). Hasta que me tiran con el Plan Andinia por la cabeza. Y no me importa tanto Santiago lo que vos dijiste. Lo que me importa, lo que me duele y me asusta, es que se te condenó muy poco, casi nada, desde la vereda por la cual yo marcho. Y en esa vereda… ¿cuántos hay que piensan que quiero invadir la Patagonia?

ESE, es el problema.

Sin embargo, hay algo que tengo muy claro. Yo pertenezco al campo nacional y popular, entre otras cosas, por mi ADN judío.

 (Ojalá hubiera escrito la necrológica de Philip Roth, es menos doloroso).

 

Entre el Nac&Popómetro y el Judeómetro

Se ha escrito mucho sobre la existencia o no de una  esencia revolucionaria del judaísmo. Recomiendo con fervor “Redención y utopía.El judaísmo libertario en Europa Central” de Michael Löwy, “Los marxistas y la cuestión judía” de Enzo Traverso y “Ser judío” de  León Rozitchner.  Se ha investigado también sobre el Movimiento Obrero Judío en Argentina (hay dos tomos del Centro Marc Turkow). Sobre la participación de judíos en los movimientos de liberación nacional: “Radicalización política y juventud judía. Cuando camino al kibutz vieron pasar al Che” de AdrianKrupnik,  o “Sin punto y aparte” de Shlomo Slutzky (un film imperdible que relata la búsqueda de los compañeros de Shlomo de la tnuá, hoy desaparecidos).

Tal vez llegó el momento de invertir la mirada. De dejar de pensar en el aporte del pueblo judío a las utopías y luchas revolucionarias y empezar a pensar en  ese coágulo antisemita que nunca se disuelve en la sangre de los grandes movimientos populares.

 Y lo que es más difícil, pensarlo desde adentro, quedándose ahí. Con los pies metidos en ese plato lleno de barro, que es el barro de la historia. De la judía, de la argentina, de la latinoamericana.  Sin renunciar a ninguna identidad, a ninguna tradición de lucha. Y sobre todo, sin regalarle esa reflexión a la derecha, (anuestra derecha,  la judía).

Ni el Nac&Popómetro bobo que te mide cuánto sionismo tenés en sangre, ni el Judeómetro (bobo también), que te mide el autoodio si te corrés medio milímetro del discurso único comunitario.

 

Con les chiques en Limud

Fui a Limud por primera vez en el 2008 como disertante,  volví diez años después como asistente.

El título de la mesa era por demás sugerente: “Jóvenes, política y judaísmo”. Tres militantes de tres fuerzas políticas: Nuevo Encuentro, Patria Grande y Cambiemos; los tres con educación judía y experiencia en ámbitos comunitarios (una militante del PO no pudo asistir, una pena).

La experiencia fue impecable; el nivel del debate, brillante.

Había algunos señores y señoras grandes, pero básicamente había chiques. (A partir de ahora, lenguaje inclusivo, porque al patriarcado se le gana –entre otras formas- en el terreno ideológico por excelencia; el del lenguaje.  Y además, si pudimos pasar de “obscuro” a “oscuro” y de “septiembre” a “setiembre”; esto debería ser muy fácil para todes, ¿no?)

Tanto les grandes como les chiques dijeron lo que tenían para decir:

Les grandes (mirando fijamente a les chiques de Nuevo Encuentro y Patria Grande) dijeron:

“Ustedes dicen que Israel es un Estado fascista” (medio segundo antes ambos militantes habían dicho que reconocían el derecho del pueblo judío a tener su Estado en el marco de fronteras seguras, que es lo que pensamos todes). Y después, les señores grandes dijeron “Porque acá mataron a Nisman” (Era una fija).

Un señor menos modo Bonadío pero másjorgelanatizado estaba muy preocupado por la grieta, a pesar de que el tenor de las exposiciones fue respetuoso de verdad.  (¡Ay señor! La grieta está en la génesis de toda sociedad,  que siempre tiene intereses contrapuestos y la política es –precisamente- administrar ese conflicto).

Pero hete aquí, que les chiques (mirando a los tres pero un poco más al de Cambiemos) dijeron:

“¿Sale la media sanción para el aborto legal, seguro y gratuito?” (Y cabe destacar que el de Cambiemos estaba a favor). Y dijeron: “Estaría bárbaro que en los ámbitos comunitarios hubiera charlas como la que estamos teniendo”.

Y yo miré a les chiques, y pensé en mi hija de 13, con su pañuelo verde, que no se pierde una sola editorial de Bercoen C5N, y mientras otreschiques un domingo a la tarde están durmiendo la fisura del sábado, esteschiques estaban en una mesa política en Limud. Chiques que quieren saber de qué se trata, pidiendo transformación, pidiendo leyes, pidiendo debate en las escuelas de la red, en los cursos de madrijim, en las socio-deportivas, pidiendo que en sus instituciones se escuche algo más que un coro cantado al unísono. Pidiendo -en síntesis- política.

Y son judíes  y son argentines, se sienten interpelades por la realidad nacional, por la realidad comunitaria. Enfrentarán y resolverán sus contradicciones -o tal vez no - como lo hicimos -o no- nosotres.

Ojalá podamos acompañarles en ese camino.

La Selección volvió sin victoria de Rusia. Pero decididamente acá hay un sub-20 muy interesante.

 *  Psicoanalista UBA, militante de Nuevo Encuentro

 
Nombre y apellido
E-mail
Comentario

 
09/07/2018 / Kurt Brainin
Sobre el antisemitismo y los movimientos populares, creo que hay que diferenciar dos cosas:
1) La falsa e interesada equiparación de antisionismo y antisemitismo que pretende impedir toda crítica al estado de Israel proveniente de la izquierda.
2) El toque fascistoide que siempre tuvo el peronismo, movimiento popular argentino por antonomasia, el cual creo que se debe a una situación particular:
- En los años 30 la Argentina era una especie de colonia inglesa. Muchos de los que querían oponerse buscaban cierta identificación con los enemigos de los ingleses, la Alemania nazi y la Italia fascista. Eso también lo hicieron otros, no solo el Mufti de Jerusalén sino también los sionistas ultras de la banda Stern en su famosa oferta de colaboración con Alemania en enero de 1941.
- Esos oponentes tomaron el poder en la Argentina con el golpe de 1943 del cual surgió el peronismo. Y es innegable que Perón se inspiró mucho en Mussolini.
- Mejor no pensar en qué hubiera pasado si Hitler ganaba la guerra. Pero una vez que no la ganó, los gobiernos de Perón no fueron ni nazis ni antisemitas. Pero algunos de sus partidarios lo fueron y lo siguen siendo.
El peronismo da para todo, desde la extrema izquierda a la extrema derecha.





  www.nuevasion.com.ar - info@nuevasion.com.ar - Todos los derechos reservados Diseño: Rojamedia.com.ar