>>BUSQUEDA AVANZADA
PAGINA JOVEN  |  ARGENTINA  |  COMUNITARIAS  |  EDITORIAL  |  ISRAEL  |  MEDIO ORIENTE  |  CULTURA  |  HISTORIA  |  INTERNACIONALES  |  REPORTAJES  |  FICCION  |  HUMOR
 ISRAEL
18/04/2018
Marcha del Retorno, nueva protesta civil palestina
Perturbación e indiferencia en la sociedad civil israelí

No hubo convocatorias a manifestarse contra la represión del Ejército israelí en Gaza, donde la alianza de derecha liderada por Netanyahu desconoce el derecho de resistencia no armada de miles de manifestantes palestinos. En Israel, hoy en día son pocos los que cuestionan la orden de reprimir a tiros para salvaguardar “la infraestructura de seguridad del sur del país”. Las protestas más lucidas provienen de periodistas como Akiva Eldar y Shlomo Avineri,  que repudian la actual conducción política y militar, y denuncian la falta total de desobediencia de soldados y oficiales.
Por Leonardo Senkman, especial para Nueva Sión, desde Jerusalén

Luego del tercer viernes consecutivo en que alrededor de 10 mil jóvenes, mujeres y adultos de Gaza marcharon desarmados para protestar a cien metros del cerco fronterizo alambrado de púas, los israelíes se imaginaban que con casi 1.300 palestinos heridos de bala y 27 muertos por francotiradores de Tzahal en las últimas dos semanas de protestas masivas en el sur, los gazeños  abandonarían la Marcha del Retorno. Aún no querían saber, además, que 1.554 manifestantes habían recibido tratamiento por inhalación de gases lacrimógenos o lesiones por gránulos de acero recubiertos de goma en la represión.
A diferencia del segundo viernes, la tercera marcha desde su inicio quedó relegada en los medios por noticias sobre la inminente represalia de USA, Francia y Reino Unido contra Siria por el último ataque químico de Assad. Muchos israelíes sintieron alivio antes del Shabat al enterarse por TV de que el número de víctimas palestinas esta vez fue “insignificante” respecto  al de la semana pasada.
Mis vecinos respiraban tranquilos: apenas se difundió la información de “un solo muerto”.
La contabilidad de bajas letales fue esa jornada casi inexistente comparada con los muertos que, desde el viernes sangriento de la noche de Pesaj, cayeron por balas de Tzahal. En el luctuoso balance, la única víctima fatal se diluía entre los muchos niños gaseados del genocidio perpetrado en Siria. Todavía no se informaba de los 969 palestinos heridos según fuentes sanitarias palestinas (233 heridos por fuego real ,13 heridos por balas de goma y 419 hospitalizados: 20 mujeres y 67 menores de 18 años).
De modo similar al resto de la población civil israelí, ninguno de los vecinos fue convocado  a protestar contra la represión violenta de Tzahal que desconoce el derecho de resistencia no armada de miles de manifestantes palestinos. Muy pocos cuestionan que militares y políticos hayan impartido la orden de reprimir a tiros para salvaguardar “la infraestructura de seguridad del sur del pais”; y casi nadie se pregunta si realmente los manifestantes desarmados de Gaza eran todos “violentos terroristas incendiarios que utilizan bombas molotov, queman neumáticos viejos y banderas de Israel” para poner en peligro a la población civil judía. La total negación del derecho de resistencia no armada no fue cuestionada por la sociedad civil cuando el ministro de defensa Liberman amenazó: “Si Hamás no detiene la violencia, Israel tomará represalias atacando posiciones de Hamas en lo más profundo de Gaza”.
Sin embargo, las protestas más lucidas de valientes periodistas israelíes surgen entre aquellos que denuncian la actual falta total de desobediencia de soldados y oficiales de Tzahal a la ilegítima orden de disparar contra población civil palestina.
Así, Akiva Eldar comparó la desobediencia de varios oficiales que se habían negado a disparar contra palestinos durante la ley marcial en campos de la aldea Kfar Kassem en octubre 1956, en contraste a la completa indiferencia actual en la frontera sur con Gaza.
Al citar fragmentos de la sentencia del juez Benjamín Halevy  para castigar a los responsables procesados  de la gendarmería fronteriza por el fusilamiento de 47 árabes israelíes (entre ellos, 17 niños y jóvenes, además de 9 mujeres), Eldar recuerda juicios emblemáticos:
"El hallmark de la ilegalidad manifiesta es que debe sobrevolar como una bandera negra sobre la orden ilegal dada (…). No es importante la ilegalidad formal, oscura o parcialmente oscura, ni la ilegalidad que pueden discernir solo los eruditos leguleyos, sino la clara y obvia violación de la ley, la ilegalidad que perfora el ojo y conmociona el corazón, si el ojo no está ciego ni el corazón es impenetrable ni corrupto (…) para anular el deber del soldado de obedecer una orden ilegal y sancionarle responsabilidad penal por su acción". (Akiva Eldar,  “The case for dissent in the IDF”, Al Monitor, 10.4.18).
Por su parte, el legendario periodista y político pro palestino que estuvo entre los fundadores del Tzahal en 1948, Uri Avneri, repudia hoy a la actual conducción militar y política del Ejército en comparación con aquellos camaradas de armas suyos que lucharon juntos para la defensa y creación del estado de Israel.
Avneri escribe: “Yo, soldado número 44.410 del Ejército de Israel, por este medio me desvinculo de los francotiradores de élite del ejército que asesinan a manifestantes desarmados a lo largo de la Franja de Gaza, y de sus comandantes, que les imparten órdenes, hasta el comandante en jefe. No pertenecemos al mismo Ejército, ni al mismo Estado. Apenas pertenecemos a la misma raza humana. ¿Mi gobierno está cometiendo "crímenes de guerra" a lo largo de la frontera de la Franja de Gaza? No lo sé. No soy un jurista. Parece que los funcionarios de la Corte Penal Internacional creen que los actos de nuestros soldados constituyen crímenes de guerra. Exigen una investigación internacional. Para mí, esta no es una cuestión judicial. Es un crimen, no sólo contra los manifestantes desarmados. También es un crimen contra el Estado de Israel, contra el pueblo de Israel y contra el Ejército israelí. Como fui miembro de ese ejército el día de su fundación, creo que también es un crimen contra mis camaradas y contra mí” (Uri Avneri, “Eyless in Gaza”, Gush Shalom, 14.4.18).

Muy significativamente, la indignación y condena de Avneri surge por su condición de haber sido un soldado y combatiente de Tzahal; Avneri se abstiene de rebelarse desde su condición de ciudadano moral y hacer un llamado a la sociedad civil israelí a salir a una contra- manifestación gigante para denunciar la represión  a los resistentes pacíficos palestinos.
Y mucho menos Avneri se interroga sobre las profundas razones de la marcha multitudinaria contra Israel por parte de la segunda y tercera generación de refugiados de Gaza, la cárcel más grande del mundo donde dos millones de palestinos sobreviven rumiando el bloqueo egipcio e israelí, y su  frustración social, económica, nacional y política.
No resulta casual que solamente un intelectual e investigador palestino, Jarad el Jarub, sea uno de los pocos en haber escrito algunas claves sobre esta estrategia no violenta palestina que perturba a los israelíes no por constituir un peligro a la seguridad sino porque vuelve poner a foco el irrenunciable sueño del retorno.
“El liderazgo israelí en el pasado y en el presente, siempre apostó a que con el transcurso de los años la primera generación de refugiados que vivió la Naqba en los campamentos desapareciera, confiando que las generaciones jóvenes iban a olvidarla. Pero las actuales manifestaciones multitudinarias de Gaza muestran, por el contario, que ese pronóstico israelí está completamente equivocado”.
Precisamente aquí se manifiesta el poder desarmado, pero blindado, de la amenaza de la Marcha del Retorno para Israel. Sus protagonistas  jóvenes se sienten herederos de la memoria colectiva de las tierras desalojadas de su abuelos y padres de 1948 y 1967
A este imprevisible nuevo actor social de Gaza, Tzahal prefiere derrotarlo desviando su protesta pacífica en violencia terrorista armada. Porque sabe que no existen cercas ni alambradas de púas capaces de contener mucho tiempo la arrolladora pulsión de retorno y autodeterminación de un pueblo joven oprimido (Jalad el Harub ,”La resonante bofetada de Gaza”, Haaretz,13.4.18).

 
Nombre y apellido
E-mail
Comentario

 
25/04/2018 / Kurt Brainin
¿¿¿¡¡¡PROTESTA ARMADA!!!??? ¿Cuántos muertos israelíes? ¿O, al menos, un solo herido leve?
Hay mejores maneras de preocuparse por el futuro de Israel. Mientras no tengamos un poco de sensatez y enfrentemos la realidad este problema nunca tendrá solución.


20/04/2018 / Kito Hendler
La protesta no es pacifica..es armada y Leonardo lo debe saber...dirigida por el Hamas..declarando sin pelos en la lengua que la meta no es fronteras del 67 o del 48 sino el exterminio del Estado Sionista..se trata de una manifestacion armada...basta de desinformar por favor.

20/04/2018 / Kito Hendler
La protesta no es pacifica..es armada y Leonardo lo debe saber...dirigida por el Hamas..declarando sin pelos en la lengua que la meta no es fronteras del 67 o del 48 sino el exterminio del Estado Sionista..se trata de una manifestacion armada...basta de desinformar por favor.

20/04/2018 / Kurt Brainin
Felicitaciones a Leonardo Senkman por este artículo. Ojalá que sirva para que todos los judíos, israelíes o no israelíes, se inspiren en su humana y desesperada actitud.




  www.nuevasion.com.ar - info@nuevasion.com.ar - Todos los derechos reservados Diseño: Rojamedia.com.ar