>>BUSQUEDA AVANZADA
COMUNITARIAS  |  INTERNACIONALES  |  REPORTAJES  |  ARGENTINA  |  MEDIO ORIENTE  |  ISRAEL  |  CULTURA  |  EDITORIAL  |  HISTORIA  |  FICCION  |  HUMOR
 HISTORIA
07/08/2017
Debates ministeriales de 1967
Oops…

Adherentes y adversarios a la ocupación de los territorios conquistados por Israel en la Guerra de 1967 insisten en sostener que los dilemas en torno a la misma se suscitaron mucho tiempo después de la contienda bélica, cuando, en la calle política israelí, el eufórico espíritu consensual empieza a disiparse y surgen las dudas sobre los efectos estratégicos del dominio militar en zonas de población árabe-palestina.
Por Moshé Rozén, Nir Itzjak, Israel *

Pero, protocolos recientemente revelados, enseñan que el día 15 de junio de 1967 el gabinete gubernamental –conformado por una coalición de emergencia a raíz de la guerra- se convoca para debatir las consecuencias de la ocupación. El ministro sin cartera Menajem Beguin, que hasta ese entonces era el vocero de la oposición de la derecha en el Parlamento, se encuentra en un ámbito de discusión que, hasta aquel histórico momento, estaba sellado por la conducción laborista. Beguin, fiel al mandato de los sectores nacionalistas-revisionistas, reclama la anexión de los territorios, considerando que la persistente vocación histórica y religiosa de los judíos israelíes hacia Judea y Samaria debe primar por sobre criterios de índole pragmática y temporal.
Los árabes, sostuvo allí Beguin, podrán acceder al cabo de siete años al derecho de ciudadanos de Israel. En ese lapso, aseveró, el Estado promoverá la radicación masiva de pobladores judíos en los territorios conquistados (definidos por Beguin como territorios liberados o recuperados).
El líder laborista Yigal Alón se manifestó opuesto en aquella reunión al criterio anexionista, pero propuso ‘programar el traslado de refugiados palestinos a Sinaí’, desierto peninsular también controlado en aquel momento por Israel, luego de la derrota infringida a Egipto.
Alon añadió que, en el margen occidental del Jordán, se debía constituir un sistema de administración militar israelí, pero otorgando espacios de autonomía municipal a la población palestina.
El ministro de Defensa, Moshe Dayan, expresó que "la dimensión de la derrota (del mundo árabe) es de tal magnitud que va a pasar mucho tiempo hasta que surja otro Faraón", en referencia a la incidencia del mandatario egipcio Nasser en las aspiraciones nacionales de los palestinos. En cambio, el primer ministro, Levi Eshkol, se declaró contrario a un régimen militar y propuso establecer un modelo autónomo de administración local árabe.
El canciller Abba Eban, sensible al eco internacional de los diversos esquemas planteados, habló de facilitar la mayor independencia posible a los habitantes de las regiones conquistadas, considerando que Israel debe reservarse únicamente el control defensivo y la representatividad diplomática.
En estas deliberaciones, otros ministros –como Sapir, que ocupaba la cartera de Economía y Finanzas- apoyaron la línea conocida en Israel como ‘paloma: Sapir consideró que –a diferencia del raudo desarrollo de la Guerra de los Seis Días- la ocupación militar puede provocar, por años, un conflicto tan constante como explosivo.

A medio siglo de la guerra y el inicio de la ocupación, muchos israelíes descubren, al abrirse los protocolos del debate gubernamental, que estaban en un error al creer que sus posiciones actuales, a favor o en contra de la anexión a Israel de la ribera occidental del Jordán, se originan en una coyuntura circunstancial.
Las palabras del ministro de Relaciones Exteriores, Aba Eban, al rebatir la postura de Beguin y otros ‘halcones’, tienen vigencia a pesar de los cincuenta años transcurridos desde aquel debate: la dificultad de defender, ante el mundo, ‘la existencia de dos realidades paralelas, una con derechos civiles plenos y la otra carente de los mismos’.

* Miembro del Kibutz Nir Itzjak, Israel

 
Nombre y apellido
E-mail
Comentario

 
10/08/2017 / Eliseo Pardo
Coincido con Ben Gurion, en calificar los territorios en litígio de liberados o recuperados, por razones ya expuestas en este fóro en anteriores comentarios, sobre las que no me extenderé ahora ...
Bueno es ejercitar la conciencia individual y colectiva, respecto a cuestiones de caracter "moral" o estratégico, dependiendo de los cásos; malo es en cambio caer en el complejo de culpa sistemático y la autoflagelacion estéril ...
creo que todos nos entendemos


10/08/2017 / Kurt Brainin
Señor Pardo ¿usted cree de verdad que nosotros, los judíos actuales, somos los descendientes en línea recta de los antiguos hebreos, que éstos fueron expulsados por los romanos en el año 70, que el sionismo es un retorno de esos mismos expulsados y que quienes habitaban Palestina antes de nuestras aliyás no son más que unos intrusos?
¿Y tiene usted una idea del caos que habría en el mundo si cada pueblo actual pretendiera redibujar las fronteras en base a como eran en la antigüedad?
En mi opinión, los graves problemas de hoy requieren una visión de hoy. Los millones de judíos y de árabes que hoy habitan esas tierras son seres humanos que merecen todos una solución humana y una vida digna sólo por serlo.
No me parece que el mejor camino para eso sea una ocupación militar con la cual los judíos tendríamos la obligación de estar de acuerdo so pena de "autoflagelarnos" con "complejos de culpa". Hay muchísimos israelíes lúcidos que dicen que el futuro de Israel depende de terminar con esa ocupación. Y siempre los hubo, relea por favor este artículo.


08/08/2017 / Kurt Brainin
Interesante conocer los detalles de ese debate. Y lamentable comprobar que se impusieron los menos lúcidos.
Hasta esa guerra, Israel era bien visto por la opinión internacional. No hace falta mucha perspicacia para ver la imagen que tiene hoy como potencia ocupante.
Es algo a tener en cuenta, porque batir el parche del antisemitismo no soluciona nada.





  www.nuevasion.com.ar - info@nuevasion.com.ar - Todos los derechos reservados Diseño: Rojamedia.com.ar